8º Congreso Jurados FCF

10_taula_rodona

La Federació Catalana de Fotografía, bajo la dirección de Raimon Moreno, organiza desde hace ocho años el Congrés de Jurats de Fotografía de Catalunya con el objetivo de formar a sus propios jurados, responsables de las puntuaciones que se otorgan en sus concursos y que determinan la posibilidad de obtener los títulos de Artista y Maestro de la Federación.

Cuando me invitaron a dar una conferencia en su 8º Congreso (Gavà, noviembre de 2017) que tratara sobre la metodología que yo usaba para analizar imágenes me quedé muy sorprendida. Me encantó la propuesta porque nunca nadie me había pedido algo parecido y acepté con entusiasmo el reto, que resultó ser el más difícil al que me he enfrentado en los últimos años. La titulé A través de las imágenes. El método Ki Ken Tai (o del instante decisivo del fotógrafo) y la inicié cuestionándo(me) si existía un método especializado para el análisis de las fotografías que fuera más allá del mero estudio de la imagen, que contemplara las singularidades de la fotografía (como medio y como lenguaje), e integrara la perspectiva del fotógrafo en el mismo.

Tras un breve repaso por los diferentes enfoques teóricos que ya se habían planteado la búsqueda de lo específico fotográfico, introduje mis heterogéneos referentes y expliqué lo que me había inspirado de cada uno de ellos: el verdadero “instante decisivo” de Cartier-Bresson; la capacidad de observación de los jurados del kendo; el “ver equivale a crear” de Minor White; la profunda sencillez de los aforismos de Jorge Wagensberg; los experimentos de Beatriz de Gelder sobre la visión ciega; la neurociencia y las neuronas espejo; David Lynch y la meditación trascendental; Michael J. Parsons y su tesis sobre el desarrollo del juicio estético; Le Corbussier y el concepto “espacio inefable” del arte románico…

Terminé con una síntesis ordenada de todo lo anterior en la cual explicaba que la técnica y la composición nunca pueden ser elementos de juicio sino argumentos para descalificar a los que no aportan nada; que la edición y el (con)texto son esenciales para interpretar un trabajo, y que no se trata, en definitiva, de valorar si una imagen es mejor que otra sino si el conjunto presentado se adecúa a las intenciones y la personalidad del autor/a que las impulsa y qué aporta esa perspectiva a la historia del medio.

Para mi sorpresa, el público respondió de forma increíble y acogieron mi propuesta con un entusiasmo y una cercanía que nunca había sentido. Mi agradecimiento a la organización que lo hizo posible así como a todos los que asistieron por demostrar con su trabajo que la fotografía es infinita.

Fotografía: Mesa redonda con María Rosa Villa, Ana Becerra, Raimon Moreno, Laura Len y Mónica Lozano (de izquierda a derecha).
Anuncios