El día que William Klein me sonrió

Con motivo de la magnífica exposición retrospectiva “Manifiesto” que el Festival PHE dedicó al maestro William Klein, en la Fundación Telefónica, asistí como una fan enloquecida a la firma de libros que tuvo lugar el 8 de junio en el Jardín Botánico de Madrid. Tras hacer cola un rato, llegó mi turno. Ya me había dado cuenta que estaba cansado y no hacía caso a nadie, y entendí que era un compromiso adquirido con la organización que no le entusiasmaba realizar. Así que puse mi libro en la mesa, dispuesta a no dar la lata. Pero cuando me di cuenta que su traductora no le estaba traduciendo al inglés sino al francés me dije “ésta es la mía”. Y con un francés básico, pero bien pronunciado (gracias a mi herencia familiar), le agradecí su presencia, su obra, su mirada y su actitud tan divertida ante la fotografía. En ese momento se le iluminó la cara, levantó los ojos del libro y me regaló esa preciosa sonrisa que mi chico, con destreza, supo captar con la cámara de su móvil. Fue un momento mágico. Un grande entre los grandes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s